Microbiología y parasitología



Microbiología y parasitología

El cuerpo humano se encuentra amenazado constantemente por microorganismos que pueden anidarse en él, causándole enfermedades agudas; las cuales si no son atendidas oportunamente pueden afectar seriamente órganos vitales comprometiendo la vida de la persona afectada.

Los microorganismos son especímenes microscópicos los cuales generalmente liberan toxinas al introducirse en el cuerpo humano, produciendo infecciones o intoxicaciones.

Algunos de estos microorganismos dependen del cuerpo donde se anidan para sobrevivir. Son estos los denominados parásitos.

Un ejemplo son las lombrices intestinales (Tenias, Ascaris, Oxiuros, etc.) las cuales afectan la mucosa de los intestinos donde habitan, sustentándose de los nutrientes de los alimentos que consumimos y liberando toxinas generadoras de diarreas, anemias, y severos problemas digestivos.

Actualmente, existe una gran preocupación en los distintos organismos de salud a nivel mundial con relación a la propagación de infecciones provocadas por estas causas, favorecidas por la globalización de la población mundial.

En tal sentido se ha impulsado la investigación en el campo de la Biología Microscópica destinada a la detección y diagnóstico de las patologías asociadas a estos enemigos silenciosos de la salud.

La Microbiología y Parasitología en el Campo de la Medicina

La primera de estas especialidades se encarga de todo lo que corresponde al ámbito de aquellos seres que no son visibles ante los humanos por su pequeño tamaño, estos son los microorganismos.

Así entonces, un Microbiólogo debe proceder al estudio de los microbios en general, incluyéndose hongos y bacterias, así como también los virus.

Pero existen determinados microorganismos que deben ser estudiados por otra rama de la ciencia médica llamada parasitología.

El  Parasitólogo se encarga de estudiar los organismos llamados parásitos y como estos interactúan con los cuerpos que los hospedan. Dentro de estos organismos se encuentran los hongos, protozoos y los helmintos.

Funciones del Especialista Microbiólogo y Parasitólogo

El profesional en estas áreas dedica su labor a estudiar, diagnosticar y llevar el tratamiento de aquellas patologías que se producen como resultado de procesos infecciosos o patológicos causados por los microorganismos.

Así entonces, el especialista cuenta con la formación y herramientas para detectar o identificar el microorganismo, estudiar el problema que genera y aislarlo para proceder al tratamiento.

En este sentido, los procedimientos destinados a cumplir estos objetivos incluyen herramientas para la diseminación y análisis de los organismos desde el punto de vista clínico y epidemiológico.

Asimismo, las especialidades se encargan de desarrollar los procedimientos y herramientas destinados a posibilitar el control desde el punto de vista sanitario.

También el especialista puede tratar las patologías producidas por esos microorganismos como virus, bacterias, protozoos y los hongos.

Por otra parte, su labor también es fundamental para elaborar políticas públicas en el ámbito de salud, evaluándose los índices de las consultas atendidas para así fijar los parámetros de incidencia de las enfermedades y tener una base para comenzar su control.

Asimismo, se encuentra en sus manos proponer soluciones para erradicar el microorganismo o sus consecuencias perjudiciales.

El ámbito de ejercicio de un profesional en el área se encuentra localizado principalmente en centros de prestación de servicios de salud y en laboratorios.