Medicina intensiva



Medicina intensiva

Una persona gravemente enferma, con signos vitales inestables, fallo en uno o más órganos básicos para su vida, lo cual ocasiona cambios agudos en sus parámetros normales fisiopatológicos y bioquímicos, que ponen en riesgo su vida; requiere de una atención profesional .especial e intensiva.

La especialidad en medicina intensiva

La medicina intensiva hace referencia al área de esta ciencia encargada de brindarles atención a los pacientes que se encuentren en estado crítico. Esta clase de pacientes son aquellos cuyas condiciones amenazan su vida.

Este profesional debe poseer los conocimientos, pericia y actitud necesaria para enfrentar y vencer el riesgo de muerte en la cual se encuentra inmerso el paciente, al cual se le denomina como “paciente crítico”.

Los cuidados de un paciente crítico ameritan la especialización de un personal de salud específico para la terapia intensiva que procurará su reanimación y estabilidad clínica, superando así su condición crítica de salud.

Entre los cursos a nivel de postgrado de estos profesionales, generalmente se ofrecen los relativos a la medicina intensiva, en la cual se forman tanto médicos como enfermeros cuyo desempeño  será vital para la estabilización del paciente gravemente enfermo.

Los intensivistas preparados para salvar la vida

Los Médicos Intesivistas son aquellos profesionales que se encuentran en la capacidad para dar respuesta de manera inmediata a los diagnósticos que ocurren en las salas de los centros de atención médica

Estos profesionales se encargan de atender a los pacientes cuyas condiciones de salud comprometen su vida. En estos casos es vital el control y monitoreo constante de los signos del mismo.

Igualmente la especialidad abarca la utilización de distintas herramientas tecnológicas que permitan asistir a los pacientes, es por ello que suelen encontrarse distintos monitores y aparatos en las salas destinadas a la atención de quienes requieran cuidados intensivos.

Los pacientes a atender por estos profesionales son aquellos que se ingresan a las salas de cuidados intensivos y generalmente ingresan por padecer patologías que revisten gravedad, a causa de accidentes o luego de alguna intervención quirúrgica.

La formación de un Médico Intensivista pasa en primer lugar por estudiar la medicina interna, pero la diferencia fundamental entre ambas especialidades es el ámbito en el cual se desarrollan.

Los Médicos Intensivistas deben atender situaciones que requieren mayor inmediatez y suele ser un área que demanda someterse a presión de manera constante.

Los profesionales en el área deben formarse de manera integral, estudiando el sistema cardiovascular, el neuronal, el endocrino, los politraumatismos, las complicaciones que suelen surgir luego de una intervención quirúrgica, entre otras.

Asimismo, los especialistas que se manejan en el área de cuidados intensivos deben estar formados en el manejo de distintas destrezas y habilidades necesarias para encargarse de asuntos como el manejo de traqueotomías, técnicas de incubación o drenaje de vías aéreas.

Adicionalmente deben manejar herramientas tecnológicas de importancia para el monitoreo del paciente y el abordaje de las situaciones presentadas en el área. Así entonces esta especialidad no se limita a los conocimientos médicos sino que se apoya fundamentalmente en la tecnología.